AHORRO EN EL CONSUMO ENERGÉTICO

Con la Cortina de Cristal más allá de obtener para su porche o terraza una protección contra el viento, la lluvia, el ruido y la suciedad, también se obtiene un ahorro significativo en el consumo energético.  Cuando el porche de una vivienda o la terraza de un edificio están cerrado con el sistema de Cortinas de Cristal sin perfiles verticales, en los calurosos días de verano se abre en tu totalidad, gracias a su funcional sistema de apertura abatible. Por el contrario, en época de invierno  se convierte en una protección contra las incidencias de frio y viento que repercuten en un considerable ahorro energético, ya que mantiene unos grados más caliente la zona acristalada y la zona contigua a ella, previniendo así, perdidas repentinas de calor debido a la apertura de puertas o accesos que sin el cerramiento estarían totalmente a la intemperie.

Y aún hay más ventajas, está demostrado que las causas más comunes del deterioro de las estructuras de los edificios, fachadas y suelos suelen ser por procesos físicos, principalmente por los cambios bruscos de temperatura que existen entre  el día y la noche, junto con el viento y la lluvia. Es decir: Una terraza o porche acristalado permite a los propietarios del edificio o la vivienda posponer la rehabilitación de fachadas, suelos y estructuras, reducir el gasto energético y de calefacción y costes en mantenimiento y ayudamos a la conservación del medio ambiente utilizando materiales reciclados como el vidrio y el aluminio.

Desde luego no estamos hablando del ahorro energético que se obtiene si decidimos cerrar el porche o la terraza con un sistema 100% estanco, eso debemos dejarlo claro,  sin embargo con las cortinas de cristal se obtiene un ahorro energético considerable teniendo en cuenta que es un sistema abatible,  que permite una apertura de hasta un 97% en los días soleados y que en los fríos días de invierno se beneficia de la capacidad de almacenamiento pasivo de energía solar